La Brama del Elk

A mediados de Septiembre, cuando los días se hacen mas cortos, los picos mas altos empiezan a mostrar una sutil corona de nieve y los bosques se visten de dorado con las hojas del álamo temblón, un llamado agudo, pero a la vez intenso se deja escuchar en todos los valles alpinos de Norteamérica. Es la llamada del Elk, el gran ciervo canadiense, quien todos los otoños musicaliza los bosques con sus bramidos como si quisiera así, despedir el verano que se diluye en las noches cada vez mas gélidas.

_DSC1796
Los machos suelen situarse en el centro de los claros, atentos a todo

Es la época de reproducción y las hormonas de los machos maduros entran en plena ebullición.  Pasaron todo el año en pequeños clanes, pastando y descansando juntos  mientras sus nuevas coronas crecían y se desarrollaban.  En los próximos días, sus cornamentas estarán totalmente formadas, el velvet que las cubre caerá y  la química del amor interrumpirá esos lazos de amistad que los mantuvo unidos todo el año.
Se separan y cada uno por su lado, abandonan las tierras altas donde pasaron el verano y se dirigen a los valles donde serán protagonistas de uno de los espectáculos naturales mas fascinantes de las Montañas Rocallosas.

_DSC1260
El señor del bosque

Allí los esperan las hembras dispersas a lo largo y ancho de los valles, pero que al oír el atractivo canto de sus pretendientes acudirán sin demora a su encuentro.  Ellas son capaces de diferenciar el macho mas adecuado tan solo escuchando el tono de su bramido lo que provoca un autentico concierto de galanes deseosos de incluirlas en su propio rebaño reproductor

En las semanas venideras, seguramente encontraremos al macho en algún claro de bosque, parado en solemne postura, rodeados de una manada de féminas que pastan y reposan tranquilamente a su alrededor.
El semental pasa el día y la noche intentando aparearse con aquellas que se encuentren receptivas, o bien arreandolas para evitar que alguna de ellas se aleje del harén atraída por los bramidos de algún macho cercano. De cuando en cuando, interrumpe su extenuante actividad para recostarse, no sin antes perfumarse la barba y la cabeza con intensos chorros de orina.
Muchas veces el descanso es interrumpido por el bramido de algún otro galán que deambula por las inmediaciones. Ante este estimulo, el gallardo no demora en alzar la cabeza y responder el llamado a enérgica voz. Mediante esta acción no solo se asegura que sus hembras no se dispersen, también le indican al posible intruso de su presencia y evitar así un desagradable encuentro.

_DSC4139
Con frecuencia los galanes se perfuman con chorros de orina

Si bien las peleas son raras, los sementales no dudan en abalanzarse unos contra otros si no se respetan los limites establecidos alrededor de su rebaño de hembras.
Grupitos de inexpertos adolescentes, distinguibles por sus raquíticas cornamentas de pocas puntas, frecuentemente siguen a estas manadas reproductoras, pero siempre manteniéndose a una distancia prudencial del celoso patriarca.  Los jovencitos de mas edad empujados por el irrefrenable impulso sexual,  en ocasiones, se aproximan a hurtadillas hasta la periferia de del grupo e intentan copular con alguna hembra, la cual seguramente los rechazara a golpe de pezuña. Es que en la sociedad de los Elks, al igual que nosotros los humanos, son las hembras quienes elijen con quien intimar y solo lo hacen con aquel macho que logre seducirlas con sus bramidos, perfume, bravura y donaire.
Esporádicamente varias manadas suelen congregarse en un mismo claro, generalmente donde abundan buenas pasturas y es allí donde sucede lo mas interesante de la brama
Cuando dos grupos se encuentran los garañones lanzan sonoros aullidos en una clara advertencia a su rival.  En ocasiones muchas hembras se sienten atraídas por el macho vecino e inician la marcha hacia el otro grupo.  El residente entonces,  no tardara en ir en su búsqueda, jadeante, al galope y con la cabeza en alto intentando guiarlas nuevamente hacia el núcleo de su grupo. Pero a veces el otro macho, interesado en incrementar el numero de novias, sale a recibirlas resultando en un cara a cara con el rival. En esos momentos ambos contendientes se estudian, caminan en paralelo levantando los belfos en una suerte de majestuosa danza.
Normalmente estos encuentros culminan cuando el ejemplar de menor tamaño se retira sin oponer resistencia, pero en ocasiones puede darse el contacto físico, especialmente cuando ambos antagonistas tienen un tamaño similar y una cornamenta igual de intimidante.
Las luchas reales son raras, y la mayoría de las veces el problema resulta zanjado después de unos breves entrechoques de astas. En diez años fotografiando la brama del Elk, solo pude observar enfrentamientos en tres oportunidades y todos ellos fueron de corta duración y sin consecuencias para los gladiadores. Aun así, de cuando en cuando sucede que ninguno de los dos antagonistas no cede terreno, entonces si pueden entablarse violentos combates que incluso pueden terminar con la muerte de uno de ellos

_DSC1826
Un macho avanza hacia otro en actitud desafiante

Durante la época de la brama, los machos no solo se tornan agresivos entre ellos mismos, también pueden cargar contra otros animales que penetren en la zona donde descansa el harén.  Solo basta verlos trotando alrededor de los claros, jadeantes y excitados para que la imagen nos recuerde vagamente a un toro de lidia corriendo alrededor del ruedo.
Incluso ,en muchas oportunidades, los astados rebosantes de testosterona cargan contra coches, turistas curiosos y fotógrafos que se congregan a su alrededor atraídos por tan fascinante comportamiento reproductivo.
Es por eso que cuando se observan o se fotografían estos ciervos durante la brama, es muy importante mantener una distancia segura. En los parques nacionales de las Rocallosas Americanas y Canadienses, los elks hospitalizan mas personas que cualquier otra especie, incluida osos, coyotes y pumas.

_DSC4190
El otoño de las Rocallosas : Descripcion grafica

Fotografiar la brama del elk, es una experiencia maravillosa y muy gratificante pero puede rápidamente tornarse en algo desagradable si no se siguen ciertas pautas.
Primero se debe contar con el equipo adecuado. Objetivos de no menos de 300 mm que nos permita situarnos a no menos de 30 metros de los animales. De mas esta decir que un teléfono móvil no sirve para esta actividad
Ademas es importante siempre mantenerse cerca de algún árbol, roca y objeto lo suficientemente grande como para que nos sirva de barrera improvisada. A veces los Elks están demasiado compenetrados en la tarea de arrear su rebaño y a alejar otros machos que pueden acercarse a nosotros a todo galope sin darnos mucho tiempo a buscar refugio.  Uno esta tranquilamente haciendo fotos y de un segundo al otro nos encontramos con una enorme mole aproximándose a nosotros a paso veloz esgrimiendo la cornamenta de mas de once afiladas puntas. A decir verdad, la situación es un poco inquietante. En estos casos lo mejor es no perder la calma, de nada vale echar a correr ya que el animal nos podría dar alcance muy fácilmente.
Si entramos en pánico perdemos las únicas ventajas que tenemos sobre el, la inteligencia y la planificación

_DSC1696
El galan protegiendo celosamente a una de sus compañeras
_AGM2761
Cuando fotografiamos Elks en brama, nunca hay que alejarse demasiado de un árbol, el cual nos brindara una barrera en caso que las cosas se compliquen

Lo mas oportuno es ocultarse detrás de un árbol y usarlo como obstáculo entre el y nosotros. En la gran mayoría de los casos los sementales, suelen pasar de largo sin prestarnos atención,  mas interesados en guiar a la manada y alejar a otros machos que en nuestra presencia, pero no siempre es el caso y las cosas pueden ponerse oscuras muy rápidamente.
Bajo ninguna circunstancia hay que utilizar grabaciones o llamados para captar la atención de los animales. Para los machos, el bramido significa un claro desafío y lo único que lograra es atraerlo a la pelea dispuesto a todo. No hay que olvidar que nosotros solo pesamos 80 Kg,  y el bicho en cuestión tiene 350 Kg, una cornamenta afilada de múltiples puntas y esta realmente furioso.
Una compresión básica del lenguaje corporal de estos ciervos también nos pueden ayudar a evitar momentos desagradables. Si no se dispone de experiencia, una buena idea es ir con alguna persona que tenga practica en tratar con ellos.
Llevo alrededor de una década fotografiando este evento, y muy pocas veces me he visto envuelto en una situación incomoda.  Aun así, por las dudas, siempre llevo un Spray de gas pimienta pensado para repeler ataques de osos, pero que funciona muy bien en todo tipo de animales. Gracias a Dios nunca he tenido que ni siquiera sacarlo de la funda.

El equipo que habitualmente utilizo para fotografiar la brama del elk esta constituido por un cuerpo Nikon D500 con sensor de factor de recorte, un objetivo Zoom 150-600 mm de la marca Tamron y un monopie que me permite mantener el peso del equipo evitando movimientos que resulten en imágenes trepidadas.

A finales de octubre la mayoría de las hembras ya estarán fecundadas y la brama empieza a decrecer. En ese momento los machos se encuentran bastante deteriorados luego de casi dos meses de tremenda actividad física, escaso descanso y alimento. Y es en estas condiciones como deberán enfrentar el cruel invierno de temperaturas polares e intensas nevadas que cubren los secos y magros pastos que le servirán para subsistir hasta la llegada de la primavera.
Los galanes entonces abandonaran el harén que con tanto esmero protegieron durante casi 7 semanas y nuevamente buscaran la compañía de los de su propio sexo hasta el próximo otoño, momento en el cual sus hormonas comenzaran a ebullir nuevamente y la necesidad de reproducirse romperá otra vez los lazos entre ellos.

 

Texto y Fotografias : Copyright 2018 © Gaston Maqueda Photography

2 comentarios sobre “La Brama del Elk

  1. Hola Gastón Hermosa descripción de la brama y el equipo fotográfico , como proceder, al mínimo detalle Y ni hablar de tus fotos. Geniales! Toda esta semana, que con mi celular filme y fotografie a los ciervos colorados aquí en Río Hermoso, Región delos Lagos, Neuquén, Argentina, Me he acordado de Gastón Maqueda y sus lentes y cámaras. No logré mucho te podrás imaginar, en lo que respecta a fotografía,pero si estoy feliz que encuentren un lugar donde desarrollarse y estar tranquilos y que mi presencia, (aunque todavía con recelo me observen), no sea intimidante El ciervo aquí es huidizo y nunca te interpongas entre ellos y las hembras o crías. Salen espantados ni bien te ven. He logrado que me vean y se queden mirando, sin salir en estampida. Una belleza el aren aunque el macho adulto y juvenil, ostentes incipientes astas Faltan muchos meses para la brama.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s